Carolina Sandoval Azócar

Profesora de Estado, Linceciado en Historia.
Facultad de Humanidades.

  • Profesora mentora en la asignatura de Lengua y Cultura Indígena en el Colegio Quilacahuin. Su trayectoria como docente en Santiago y ahora en el sector rural de la décima región se ha centrado principalmente en el desarrollo de metodologías participativas, diseñando y practicando una pedagogía transformadora e inclusiva; tanto así que es una de las 20 semifinalistas del afamado concurso Global Teacher Prize Chile.
  • La principal práctica innovadora es lograr la recuperación y conservación de tradiciones campesinas y mapuches. Una de sus formas de trabajar la aceptación y conservación de estas culturas milenarias, es a través del Nütram, una forma de conversación colectiva y ancestral, que se basa en la dinámica de tomar mate y compartir la palabra y la experiencia sobre un tema. Con una práctica tan sencilla, no solo ha logrado que sus estudiantes acepten y respeten a los pueblos originarios, sino que el respeto y la empatía sean valores cotidianos de sus estudiantes.
  • En palabras de Carolina, “la gracia de este Premio Nobel de la Educación, el Global Teacher Prize, es que realza el valor social de la pedagogía; por ejemplo, las y los docentes no estamos acostumbrados a aparecer en la prensa y no tenemos un rol importante que ocupar allí. Por eso es gratificante aprovechar estos días de revuelo mediático: las y los profesores necesitamos ocupar estos espacios de relevancia social para convertirnos en referentes para nuestras y nuestros chiquillos”.
  • Hace tres años está en el Colegio Quilacahuin, ubicado en el sector rural de la comuna de San Pablo, décima región., al estar en territorio Mapuche Huilliche por ley la asignatura de Lengua y Cultura Indígena debe estar presente en el Curriculum. Su tarea consiste en acompañar la labor de Ximena Fucha, Educadora Tradicional y su trabajo es transformar ese saber sabio que ella porta, en saber pedagógico para traspasarlo a las y los estudiantes, por eso son una dupla pedagógica. En el colegio y en el contexto de pandemia se ha abordado sin teleducación y sin clases sincrónicas, por eso surge un convenio entre el Colegio Quilcahuin y la radio La Voz de la Costa, donde se habilitó un espacio de 30 minutos con cápsulas radiales de todas las asignaturas para que así se mantuvieran los aprendizajes. Su aporte a este espacio llamado “A orillas del Kutralwe” ha sido incluir a las y los niños en estas capsulas radiales. Esta estrategia que decidió promover para mantener una intención de metodología participativa a la distancia.
  • Ideó un programa audiovisual de títeres llamado “La ruta de Esperancita” que pretende mantener el sentido de pertenencia en la comunidad escolar y a pesar de que afirma categóricamente que la pandemia ha intensificado las desigualdades educativas a nivel país , también cree que se ha transformado en una oportunidad de aprendizaje para fortalecer los saberes ancestrales, pues es una posibilidad de pasar más tiempo en familia aprendiendo de huertas, animales y ciclos de la tierra. Ahora, con el fin de la cuarentena, recorre el campo y hace visitas domiciliarias donde enseña y aprende de sus estudiantes y sus familias.